sábado, 12 de marzo de 2016

Flor de Loto

En estos tiempos donde se imponen los estereotipos, priorizamos las banalidades, vivimos  compitiendo, siempre me pregunto que hago aquí, intentando generar una transformación real hacia algo mejor partiendo de mi, pero cada vez hay más egoísmo e individualismo que amor y solidaridad, me siento en en medio de un ciclón de basura que por donde pasa todo lo ensucia y todo lo arrastra a su paso, mientras yo me niego a contaminarme, me niego a formar parte de la gente que simplemente se deja llevar y no hace nada más que criticar lo que otros hacen, me resisto a ser parte del problema dejando simplemente que las cosas pasen porque no es conmigo, esta crisis moral que nos ha conducido hasta aquí, hasta este mundo- país-comunidad hostil donde a nadie le importa lo que al otro le pasa o lo que el otro sufre, más allá del Ay pobrecito.... pero mi problemas a mi nadie me los resuelve que cada quien vea como hace,  donde solo importa lo mío y lo que pueda tener o crea que necesito para ser feliz, a diario me pregunto como llegamos aquí, un mundo totalmente mezquino, también me pregunto como lograremos salir, nos hemos hecho presos de las emociones negativas, hay ánimos tan exacerbados que terminamos aislandonos solo para evitar que el alto nivel de conflictividad que manejamos choquen entre sí, confieso que me siento ajena, fuera de foco, en un entorno que no quiero estar, he llegado a sentir rechazo por la gente que vive llevándose a los demás por delante, por las circunstancias que algunos usan como excusas para justificar su mal proceder, por las autoridades que no hacen nada por cambiar la torcida realidad, por las familias que siguen criando hijos egoistas y sin valores, pero que hago? Igual sigo formando parte de este mundo, cada día desde mi pequeño lugar procuro ser mejor, hacer lo mejor, dar sin esperar recibir, y una y otra vez me consigo de frente con el caos, con lo mal hecho, con la desidia, con la mediocridad, con el conformismo y con la viveza, a pesar de todo elijo ser como la flor de Loto esa que nace, crece y se mantiene intacta en medio del pantano.
En algún momento esta realidad tiene que mejorar mientras yo sigo mi lucha.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario