miércoles, 29 de junio de 2011

LA VERDAD COMO PROCESO ONTOLÓGICO DEL SER

Cuando se habla de realidades o verdades, en cierto modo se alude a la “ontología”; ya en una oportunidad este tema llamó poderosamente mi atención, incluso quise profundizar en la disciplina investigando sobre la Ontología del ser humano para transformar la sociedad, y justamente eso me ha llevado el día de hoy a escribir sobre la verdad desde el punto de vista ontológico; ahora bien, en palabras sencillas diré lo que entiendo como ontología, en primer lugar es conocida como la madre de todas las ciencias, su importancia radica en que es considerada una de las más importantes ramas de la filosofía, en virtud de que plantea la profundización de la esencia de cualquier cosa, es decir, se basa en el conocer, y cuando la combino con la verdad la percibo más interesante, partiendo de allí mi reflexión será la verdad ontológica, la cual entiendo como la búsqueda del equilibrio entre lo que pensamos y lo que vivimos.

Cuando se pretende hablar de verdad, se debe aclarar desde que perspectiva se analiza, ya que la teoría de la verdad es amplia y diferentes disciplinas como la lógica, la ética, la psicología y la ontología entre otras le dan su visión particular. Sin embargo, como les dije en líneas anteriores ahondaré en la verdad ontológica, y esto debido a que al ser conceptualizada como la teoría del ser, la relaciono directamente con lo que es y existe. 


Historicamente una pregunta ha sido repetida muchas veces  ¿Qué es la Verdad? ¿Podría alguien asegurar que tiene la verdad de su lado?.


 Lo anterior, surge porque el deseo de tener  certidumbre sobre “alguna cosa” es lo que ha llevado a muchos a estudiar el campo de la filosofía y más específicamente  la verdad como fuente del conocimiento, prueba de ello, es que día tras día nos enfrentamos en una guerra entre el creer y el saber que en ocasiones nos confronta con la realidad que nos rodea y con los seres con los que coexistimos en la cotidianidad de las situaciones que creamos y asumimos como nuestra verdad.....muchos tal vez hemos dicho, esta es mi verdad, no tengo nada más, tu verás si la aceptas.......pero acaso, la verdad es de alguien en particular?

Tanta relevancia tiene el tema que  tanto en el pasado como en el presente muchos autores han dedicado su tiempo a desarrollar teorías en torno a la verdad, allí tenemos a Hegel, Kant, y muchos otros, más recientemente  Habermas, uno de los más connotados exponentes de la  postura crítica de la escuela de Frankfurt manejaron conceptos muy personales de verdad, inclusive es oportuno mencionar a pensadores como Nietzsche quien inmortalizó su pensamiento: “No existen los hechos, solo las interpretaciones”, frase que les confieso me encanta,  a propósito de ello, les  compartiré lo que se desprendió de una lectura que realicé sobre Habermas quien realizó  un análisis sobre los hechos y las cosas, lo considero importante porque según este escritor alemán para entender la verdad hay que diferenciar ambos conceptos,  el concibe los hechos como estados de las cosas en el mundo, mientras las cosas son las experiencias que tenemos de los hechos, es decir, podría sonar complejo, pero el autor maneja una dimensión instrumental de la razón que le lleva a crear un equilibrio entre lo que conocemos como metafísica (el espíritu) y las teorías positivistas (realidad).

Este nuevo concepto de verdad Habermasiana se fundamenta en un modelo de acción social, orientada con base en elementos no instrumentales sino practico-morales del ser humano y su visión de la realidad.

Así pues, después de analizar el tema, con insistencia me he preguntado ¿Qué es la verdad? esa palabra de seis letras que todos se empeñan en demostrar que poseen, hasta el punto de pensar que los demás estamos equivocados, o peor aún, aquellos que  se anticipan a emitir juicios sobre verdades o medias verdades que ellos desde su mundo creen que saben. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con personas cercanas o lejanas que emiten opiniones sobre situaciones que desconocen totalmente? Quizás muchas, y eso ocurre porque cada quien defiende su verdad o lo que ellos interpretan de ciertos hechos, de allí la intención de darle una visión ontológica a la verdad, y en congruencia, antes de dar rienda suelta a las ideas que harían nacer este artículo, quise conversar con algunas personas al respecto, de forma tal que eso me permitiera ampliar mi visión y no sesgar el artículo a una opinión unipersonal; por lo que luego de reflexionar sobre la información que estas personas tuvieron a bien compartir, les digo, en síntesis, que la verdad más que un hecho palpable es una “percepción”, cada quien construye la suya en función de su mundo, de lo que cree, de lo que entiende y de lo que vive, de cualquier manera la verdad  venga de donde venga, debe ser coherente y articulada; muy probablemente soy subjetivista, de hecho lo soy, pero definitivamente pienso que la mayoría interpreta su mundo y de allí construye sus verdades, la conflictividad surge cuando desmerecemos las realidades ajenas solo porque nuestra cosmovisión es diferente a la de otras personas.


De lo anterior, concluyo que manejar  lo que consideramos “verdad” a discrecionalidad forma parte de los dilemas éticos que día tras día enfrentamos los seres humanos y es que la verdad puede ser acomodaticia, circunstancial, interesada y banalizada en algunos casos, entonces ¿Cómo osamos llamar mentiroso o juzgar a alguien por el simple hecho de pensar que nuestra verdad es la que vale? ¿Será en realidad mentiroso? o ¿los mentirosos seremos nosotros? Obviamente este es un análisis personal enriquecido de opiniones valiosas de terceros, aquí no hablo de desenlaces definitivos, ni del manejo de verdades lógicas, como el hecho de poner en duda si la tierra es redonda o el cielo es azul, voy más allá del simplismo técnico-científico; me refiero a la cualidad de interpretar ciertas situaciones que vivimos los seres humanos, y que cada cual explica según sus convicciones, lo que si les digo es que la verdad a mi criterio, nace a partir de nuestros valores, sentimientos, emociones  y vivencias, y, por ello es común escuchar que lo que para mí es verdad para otra persona puede ser mentira, y viceversa, todo depende del cristal con que se mire.




Johana

Buen artículo complementario: ¿De quién es la Verdad?


5 comentarios:

  1. CRÍTICA AL PROFETISMO JUDÍO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: La relación entre la fe y la razón expuesta parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento (Juan IX, 39), nos enseña la utilidad del raciocinio para hacer juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad mediante el discernimiento de los textos bíblicos. Nos exige criticar el profetismo judío o revelación. Enmarcado la crítica de los textos bíblicos en el fenómeno de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.), y utilizando los principios universales del saber filosófico y espiritual como tabla rasa a fin de deslindar y hacer objetivo que “es o no” es del mundo del espíritu. Método o criterio que nos ayuda a discernir objetivamente la verdad o el error en los textos bíblicos analizando los diferentes aspectos y características que integran la triada preteológica: (la fenomenología, la explicación y la aplicación, del encuentro cercano escritos en los textos bíblicos). Vg: la conducta de los profetas mayores (Abraham y Moisés), no es la conducta de los místicos; la directriz del pensamiento de Abraham, es el deseo intenso de llegar a tener: una descendencia numerosísima y un país rico como el de Ur, deseo intenso y obsesivo que es opuesto al despego por las cosas materiales que orienta a los místicos; la respuestas del dios de Abraham a los deseos del patriarca, no tienen nada que ver con el mundo del espíritu. La directriz del pensamiento de Moisés es la existencia de Israel entre la naciones a fin de llegar a ser la principal de las naciones, es opuesta a la directriz de vida eterna o existencia después de la vida que orienta el pensamiento místico (Vg: la moradas celestiales abordadas por Cristo); el encuentro cercano descrito por Moisés en la zarza ardiente describe el fuego fatuo, el pie del rayo que pasa por el altar erigido por Moisés en el Monte Orbe, describe un fenómeno meteorológico, el pacto del Sinaí o mito fundacional de Israel como nación entre las naciones a fin de gobernar y unir los doce tribus en una sola nación y hacer de Israel la principal de las naciones por voluntad divina, descripciones que no corresponden al encuentro cercano expresado por Cristo al experimentar la común unión, la cual coincide con descrita por los místicos iluminados: “El Padre y Yo, somos una misma cosa”. Las leyes de la guerra dictadas por Moisés en el Deuteronomio y el despojo y exterminio de las doce tribus cananeas, hace objetivo que el profetismo judío esconde una ideología racista, criminal y genocida serial. Discernimiento que nos aporta las pruebas o elementos de juicio que nos dan la certeza que el profetismo judío o revelación bíblica es un mito perverso que nada tienen que ver con el mundo del espíritu. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar
  2. Johana, que linda la foto y el texto de tu presentación..
    De vez en cuando pongo una palabra en el Google y busco imágenes , que luego comparto con amigos.
    Pues hoy puse verdad y mágicamente llegue a tu blog.

    Pues déjame decirte respecto a esta publicación que :

    Tu eres verdad.
    La verdad es dinámica y en evolución por lo que en cada momento es verdad y a la vez mentira.
    No hay una disociación entre la mentira y la verdad.
    Por ejemplo, lo que acabo de declarar en las líneas previas dejo de ser verdad al escribir esta.
    Lo relevante siento es compartir nuestras verdades y en un animo de crecer las mesclemos para ver una verdad mayor individual compartida y de los dos o mas. Sin olvidar que lo que creamos en este minuto cambio al siguiente.

    Un Abrazo
    Espero haber tocado tu corazón.
    Eres Linda..

    ResponderEliminar
  3. Hola Muchas Gracias, un abrazo. me alegra que te haya gustado el contenido de mi blog, últimamente he estado algo ocupada y lo he descuidado pero prometo seguir escribiendo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias..... me motiva saber que lo que escribo gusta... ya actualicé... justo después de responder tu primer comentario. me nació escribirlo a propósito de una experiencia que viví ese día.

    Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar