miércoles, 20 de julio de 2011

REBELDÍA O REACTANCIA





Desde la infancia hemos sido condicionados a tener ciertas actitudes, comportamientos, a dar respuestas inducidas, porque nuestros padres, maestros, hermanos, y todo el entorno adulto que nos rodeó, nos repetía constantemente "esto no se hace", "tal cosa es mala", "lo que debes hacer es esto", instrucciones a las cuales nosotros con aparente sumisión decíamos "sí mamá", "como digas papá", pero en el fondo actuábamos a voluntad, es que solo bastaba que nos dijeran que no podíamos hacer o decir algo, para que nosotros sintiéramos el impulso incontenible de hacerlo, y por ello muchos adolescentes nos ganamos el apodo de Rebeldes, inclusive, en nuestro recorrido por la adultez exactamente lo mismo suele suceder.

Es por ello, que todo comportamiento contrario a lo establecido como bueno o socialmente aceptable era y es hoy en día tildado como Rebeldía, no obstante, cuando se indaga sobre el término en diccionarios o textos de Psicología, el concepto que más se repite es: (1)* REBELDÍA "Acción propia de quien se opone a Algo", no obstante, cuando se analizan los comportamientos, las situaciones y las circunstancias por las que atraviesa un individuo en cierto momento y que le lleva a rebelarse, pienso en lo personal que las causas van más allá de una aparente rebeldía, incluso eso de catalogar a las personas como rebeldes "con o sin causa" es en la actualidad más común de lo que creemos, lo digo con mucha gracia, pues hasta me catalogué en un momento dado como rebelde, pues como todos los seres humanos por encima de todo defiendo mi libertad de elegir que hacer y como hacerlo; en razón de ello, me autodenominaba rebelde con causa, esto lo digo porque en mi criterio un rebelde sin causa podría ser alguien que contradice todo o quien va contra toda acción sin razón aparente y evidentemente así "NO" soy,  y sé que muchos de los que me leen tampoco; por lo que atribuirle a la Rebeldía todos esos comportamientos que nos hacen resistentes a las reglas, nos haría caer en análisis muy básicos y simplistas, ya que, todo, absolutamente todo lo que nos ocurre a los seres humanos tiene una razón, emocional, biológica, psicológica, pero la tiene, en consecuencia, nada ocurre por que sí.


Cuando algo me inquieta,  me gusta ir más allá, indagar,formarme un criterio amplio, de hecho, no suelo quedarme solo con lo que me dicen, será que soy poco ortodoxa, es que nos movemos en un mundo donde no todo está dicho y menos escrito;  por ello analizando desde mi perspectiva muy personal esto de la rebeldía y el porque las personas necesitan que les digan que NO para empeñarse en un Si, al mejor estilo de Arjona, hace algún tiempo me topé con la "REACTANCIA", fue un día en el cine, sí, en el cine viendo la película PASE LIBRE: Una semana sin esposas, y es que no me sorprendió mi encuentro tardío con ella, dado que  soy Administradora de Recursos Materiales y Financieros no Psicóloga; sin embargo,  producto de mis estudios sobre Coaching y mi interés supremo por la Inteligencia emocional y la PNL; a partir de ese momento comencé a interesarme por el tema, leí aquí y allá, realicé consultas por Internet, y todo para familiarizarme más con mi nueva amiga "la Reactancia", y es que era muy probable que ella fuera la causa psicológica de esas actitudes que la mayoría cataloga como rebeldía y hasta pensé que quizás muchos de mis comportamientos estuviesen siendo manejados por ella, sin yo saberlo.
En concordancia con lo citado, les comento que (2)*REACTANCIA: es la respuesta psicológica o motivación que lleva al individuo a restaurar una libertad amenazada o eliminada, entendida como, la libertad para llevar a cabo una conducta o acción, cuando esto ocurre, el individuo experimenta una reacción motivacional, que le lleva  a realizar esa conducta limitada, para de esta forma restablecer su libertad.
De lo anterior, se desprenden dos cosas, primero que la Reactancia va ligada a los que nosotros consideramos como "libertad para", y segundo que tienen que ver con "resistencia a", es decir,  cualquier ser humano que experimente una perdida real del dominio de si mismo y de lo que él considera que debe hacer o decir, automáticamente será preso de la Reactancia como respuesta emocional, esta le hará actuar a la inversa, es decir mientras más libertad experimente el ser humano, mayor será la Reactancia a situaciones amenazadoras.
Ahora bien, lo anterior ocurre porque emocionalmente los seres humanos no permitimos que otro intente influir o condicionar nuestras decisiones, opiniones y comportamientos, claro, habrán excepciones, pero de la sumisión o dependencia hablamos otro día, así pues,  esta reacción emocional nos ocurre a casi todos ante la amenaza, y partir de ese momento entramos en contradicción con el objeto o sujeto amenazador. Un ejemplo claro se da cuando una persona es coaccionada a cambiar algún pensamiento o aceptar como válido el de otra persona; en estos casos,  la Reactancia puede provocar que por el simple hecho de no dar el brazo a torcer como dice el dicho, la  persona adopte una posición beligerante.
Otro dato curioso que descubrí es que la Reactancia no tiene edad,pues, tan común es ver como nuestros pequeñines nos desafían después de un "no lo hagas", "no lo toques" como a un adulto queriendo hacer algo solo porque no está permitido que lo haga. Entre otras cosas, decidí compartirles esta reflexión, ya que la Reactancia no se circunscribe solo al campo de la psicología, me atrevería a decir que la encontramos en todos los rincones de la vida, he escuchado decir, "ah es que me gusta tanto porque se hace la dura o el duro", y basta que la persona ceda para que el otro pierda el interés, o en el hogar, donde nos empeñamos es establecer reglas que solo nosotros estamos dispuestos a cumplir, y es que vamos a estar claros, a nadie le gusta que lo manden, seguramente más de uno ha sido testigo de como la gente infringe la ley solo porque está prohibido, por ejemplo "no virar en U", y luego los vemos a todos quejándose por las multas, es que solo  basta un "NO" para que el cuerpo comience a generar adrenalina y nuestros neuropéptidos produzcan respuestas emocionales que nos hagan actuar en contradicción, pareciese que después de todo funciona eso de "si quieres que alguien haga algo, dile que no lo haga, o no le digas nada".

En conclusión, repito lo que ya dije en un artículo reciente, "para saber hay que conocer", hoy conocimos un poco sobre la Reactancia Psicológica en el ser humano desde la humilde y peculiar óptica de una administradora interesada en el manejo de las emociones, después de todo ambas disciplinas forman parte de las ciencias sociales; espero que a partir de aquí entendamos que ella es la responsable de los comportamientos que generamos cuando vemos amenazada nuestra libertad, y es que yo intuía que era algo más que REBELDÍA .




"Si quieres que un ave extrañe su libertad y haga cualquier cosa por recuperarla, enciérrala en una jaula".


Johana


 “Cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él”.
Proverbios, 23:7


Marco Referencial Brehm, J. W. (1966). A theory of psychological reactance. Academic Press.
Brehm, S. S., & Brehm, J. W. (1981). Psychological Reactance: A Theory of Freedom and Control. Academic Press.

1 comentario:

  1. Al hablar de libertad y Reactancia no se debe confundir el término con libertinaje y el querer hacer lo que no viene en gana, está claro que es referido al campo del comportamiento y como asumimos las circunstancias que nos toca vivir, es decir, en este contexto, la libertad se refiere a que cada quien escoge por sí mismo y según sus criterios como afrontar su vida, por ejemplo su manera de vestir, su religión, ideología política, entre otras, para nada hablé de libertad desde el punto de vista jurídico, ya que en términos legales la libertad ni es absoluta ni ilimitada, existen leyes que nos fijan ciertas reglas y son necesarias, de lo contrario viviríamos en una sociedad más anarquizada, ya que el manejo de mis libertades no puede ir en detrimento de las libertades de otros...ese es otro tema, muy bueno para opinión de los abogados.

    Saludos, Gracias una vez Más.

    ResponderEliminar