viernes, 4 de febrero de 2011

REFLEXIÓN DE FEBRERO:LA VIDA HAY QUE CELEBRARLA

En mis dulces 33 años recién cumplidos mucho es lo que he aprendido, han sido 12057 amaneceres contando el de hoy, obviamente hay algunos que no podré recordar, pero estuvieron allí, forman parte de mi historia, pero rememorando los que he  disfrutado en plena conciencia, orgullosamente les cuento que he transitado un camino lleno de bendiciones, la mayor para mi, tener una familia, un legado, una historia que contar a mi hijo; recientemente un ser excepcional se ha ido, abandonó el plano terrenal para descansar en paz eternamente, pero antes de partir nos dejó una hermosa lección, "La Unión Familiar es la mayor riqueza del ser humano", lo mejor de todo, no necesitamos dinero para adquirirla, cultivando el amor en los corazones de nuestros seres amados es suficiente para que se afiance y florezca como un bello jardín.

Pasados unos días de tan lamentable pérdida, debo decir que  fueron  extraños, un conjunto de sentimientos mezclados se hicieron presente, les digo extraños porque a pesar del dolor por la ausencia quedaron prendados de mi hermosos momentos llenos de aprendizajes, vivir intensamente cada minuto de existencia, uno de los más significativos.

Desde hacía mucho tiempo no disfrutaba compartir con la familia tanto como esos días, y lo disfruté, vaya que sí, me encantó estar tan cerca de mi gente, y lo que más quiero es que el próximo encuentro sea para celebrar la vida y no para despedir a nadie.......al menos que sea en el aeropuerto.


Definitivamente, el año 2010 para mí, fue un año de transición, me obnubilé, me confundí y como Arjona me olvidé de las pequeñas cosas que nos alegran la vida.......voy retomando el camino, me dispongo hermosamente a celebrar cada uno de mis días.



Abuelito, serás eterno en los corazones de quien te amamos y amaremos siempre.




y para el que me lee: que estás esperando, deja de quejarte y celebra la Vida.


En esos Días en Puerto Ordaz una de mis bellas tías me compartió este pensamiento, lo tomé de un marca libros, lo transcribí y hoy lo comparto con ustedes:

Cuida tus pensamientos.

 Ten cuidado con tus pensamientos porque se volveran palabras.
 Ten cuidado con tus palabras porque se volveran actos. 
Ten cuidado con tus actos porque se volveran costumbres. 
Ten cuidado con tus costumbres porq serán tu carácter
 Cuida tu carácter porque será tu destino, será tu vida. 


Anónimo

2 comentarios:

  1. SALUDOS, MUY BUENA TU REFLEXION, SOBRE TODO EL FINAL, MUY SENTIDO Y COMPARTO ESTAS FRASES COLOCADAS EN ELLA QUE SON LA MAS PURA REALIDAD EN MUCHOS "que estás esperando, deja de quejarte y celebra la Vida." DEBEMOS CELEBRAR LA VIDA CADA DIA Y CADA INSTANTE A PESAR DE LOS PESARES...

    SALUDOS MUY BUEN BLOGS

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel, muchas gracias por el comentario, sí muy sentida la Frase, la verdad es que las palabras emergieron del corazón......ese viejito precioso era el único abuelo que me quedaba, pero su partida nos dejó una sabia reflexión: el amor de la familia es lo más valioso que podemos tener.

    ResponderEliminar