jueves, 1 de diciembre de 2016

Mariposas en el Estómago

Creo que los seres humanos a medida que vamos evolucionando cambiamos un poco la forma de ver y sentir la vida, de ver y sentir el amor, incluso de vivirlo aunque tengamos la misma pareja a lo largo del tiempo, no es algo relacionado al otro, es una emoción que evoluciona dentro de nosotros mismos, y es que podemos vivir el amor de distintas maneras con la misma persona o podemos conocer otra dimensión del amor cuando cambiamos de pareja, cada quien lo entenderá desde su experiencia personal.
 
Cuando ya somos un poco más maduros y llevamos años recorriendo el camino junto a alguien, con el tiempo llegamos a ser capaces de transformar esas emociones llenas de adrenalina en sentimientos más permanentes, más tranquilos, sedentarios, incluso más serenos que las mariposas en el estomago que sentiamos en la juventud cuando ese alguien que nos atraía se nos acercaba y es que la convivencia, los años, la rutina, el día a día, los gastos, los niños, la economía, la política... hay tantas cosas que nos arropan que incluso llegamos a pensar será que ya no siento lo mismo? se me fueron las mariposas? 

Si te haces esa pregunta ..... corre es momento de salir a buscarlas...

miércoles, 18 de mayo de 2016

Conciliación

Acostumbro escribir sobre otros temas en este Blog y aunque muy problablemente lo lean y les parezca político no lo es, al menos la reflexión es general y nada tiene que ver con política partidista, es una reflexión muy mía sobre una realidad que estoy viendo y viviendo en mi país llamado Venezuela.


En los últimos días he estado reflexionando sobre esta severa crisis estructural que atravesamos,  que más que una crisis ecónomica considero es una crisis ética y moral; y aclaro que no me remitiré a buscar culpables, en absoluto, justamente eso es lo que nos ha traído hasta este callejón sin salida, por el contrario pienso en que es tiempo de enfocarnos en encontrar soluciones, ya que mientras nos distraemos en confrontaciones, el tiempo nos sigue pasando e indefectiblemente nos seguimos sumergiendo en la crisis de la que queremos y no hemos podido salir.

Los venezolanos historicamente nos acostumbramos a ubicarnos en uno u otro polo, jocosamente hablando o somos caraquistas o somos magallaneros, somos de Izquierda o somos de  derecha,  somos Ateos o somos Religiosos; la polarización se ha arraigado tanto que incluso en nuestro país hoy nos catalogan como oficialistas u opositores, y tristemente a eso nos han minimizado, olvidándonos de que por encima de todo somos ciudadanos con derechos a simpatizar y a disentir (ambas inclusive) sin que esto nos convierta en enemigos y nos coloque de un lado o de otro, con tristeza he visto como entre hermanos, amigos de años, familiares y compañeros de trabajo se han generado distanciamientos por asuntos ideológicos, lo cual no concibo, es como si la política arropara todos los aspectos de nuestra vida.
Los anterior nos ha convertido en seres duros y criticones, muy alejados de la verdadera y sana crítica y autocrítica esa que construye y que tanta falta hace cuando lo que se quiere es mejorar como sociedad y como país; estos comportamientos negativos  nos han llevado a juzgar a nuestros compañeros o familiares solo  por disentir de lo que evidentemente se está haciendo mal; esto aplica para todos, llamense rojos o azules como ahora satiricamente nos dicen, en lo personal pienso que todos deberíamos objetivamente apoyar lo bueno y  oponernos a lo malo venga de donde venga, sin que ello implique ser etiquetados, yo por ejemplo me opongo a lo mal hecho, a la desidia, a la improvisación, al inmediatismo, a la falta de planificación, y, no concibo que unos por "criticar" lo que a todas luces está mal  sean tildados de traidores y otros solo por llevar la contraria o malentender el significado de lealtad estén a favor de situaciones inaceptables;  aquí no debe haber bandos, por encima de todo "TODOS" somos Venezolanos, y por eso debemos tener criterio, sensatez y sobretodo amor por nuestro país y por nuestros compatriotas, todos somos sujetos de Derecho, todos somos ciudadanos que merecemos un país mejor, es lamentable que  hoy en día vivimos imbuidos en la queja, en la crítica hacia el otro, no todo es malo, como tampoco no todo es bueno, existen los matices, las interpretaciones, pero la polarización y el fanatismo nos tiene en blanco o negro, en rojo o azul, hemos  pasado a formar parte del problema y  por eso no hallamos la solución, estamos tan distraídos que no nos damos cuenta que todos vivimos dentro del mismo país, que la crisis es de todos y que si no nos ponemos de acuerdo no lograremos salir de ella, aquí no hay dos Venezuelas, no tenemos la opción de dividir el país por la mitad, entonces es tiempo de entender que al final de las diatribas de sus dirigentes el objetivo de todos es el mismo, más allá del fanatismo enceguecedor que tanto daño nos ha hecho tenemos un solo país y juntos debemos sacarlo adelante, ya que los más afectados somos nosotros los ciudadanos indistintamente de la simpatía político partidista  que profesemos, y eso va más alla de todo lo que tristemente nos ocurre hoy. Es tiempo de mirar hacia adentro y reflexionar sobre lo que estamos haciendo con el país y con nosotros mismos,  sin ironías ni señalamientos, solo hay dos vías posibles, la de la confrontación y la de la conciliación, es elección de cada quien de que lado ubicarse, y lo razonable y deseable es que elijamos la segunda vía, de lo contrario estaríamos atentando contra nosotros mismos.

lunes, 16 de mayo de 2016

Vivir



La vida es un ratico....cuantas veces hemos escuchado esta frase? [ muy banalizada por cierto] la repetimos continuamente sin darnos cuenta que crudamente es así, esto lo pienso cada vez que me entero que alguna persona conocida ha muerto repentinamente y sin que factores externos incidieran en el hecho, y, no puedo evitar impresionarme y sentirme triste, es hasta ese instante que me pregunto, como pasó si hace algunos días la vi, y estaba sana, contenta... es una extraña sensación que me hace reflexionar  sobre la vida, el día a día, y la forma como elegimos vivirla, allí regresan las preguntas, esas que a veces no les consigo respuestas; cuantas veces nos preocupamos en exceso por situaciones que no podemos cambiar?  Cuantas veces nos complicamos por temas superficiales y le restamos tiempo valioso a nuestra vida? cuantos vivimos una realidad indeseada solo porque pensamos que en algún momento va a cambiar?...y lo más triste es que viviendo así se nos pasa el tiempo, ese que cuando se va no regresa jamás. porque una vez que ya no estamos nos dedican un tiempo en llorarnos, y luego se hace corto el tiempo en que nos recuerdan hasta que nos van olvidando.
  Es por eso que debemos entender que el momento realmente valioso es este, el ahora, el aquí, debemos vivir y disfrutar cada instante, no debemos permitir que las emociones tóxicas de los demás nos contaminen, debemos cuidarnos el cuerpo y la mente, ya que esa es la única única manera de que espiritualmente estemos en equilibrio; trabajar el desapego, ya que debemos tomar conciencia sobre lo breve que es la vida y que todos somos mortales y con un tiempo finito de existencia, esto nos servirá para intentar vivir la vida de una forma más sosegada y amando cada instante y cada pequeña cosa que hagamos.


viernes, 6 de mayo de 2016

El ser Consciente

Es complejo vivir y actuar con plena conciencia de lo que hacemos, decimos y sentimos... más cuando sobrevivimos a un mundo que nos arrastra al individualismo y a la hostilidad de la sociedad moderna, esto a propósito nuestro vertiginoso día a día; a veces sin advertirlo entramos en un estado zombie que nos automatiza y nos limita a hablar sin pensar y actuar sin meditar.. evitentemente, esto nos mete en muchos problemas con nuestro entorno inmediato, ya que para una gruesa mayoría es más fácil excusarse después de [...] que actuar con empatía y consideración teniendo presente las consecuencias de esas acciones antes de [...].
 Cada vez existe más información sobre la conciencia, inclusive se han hecho tesis, escrito tratados sobre como elevar los niveles de conciencia, existe la autoayuda, el coaching, el pnl, tantos métodos que explican de forma muy pragmática como transformar al ser humano; sin embargo, muchos de nosotros, nos preguntamos a diario Qué es ser Consciente en realidad? Seré yo considerada una persona consciente? Podríamos nosotros los seres terrenales y llenos de vicios heredados, aprendidos y aprehendidos en nuestro subconsciente, actuar con conciencia en una sociedad como la actual?
En lo personal,  mi respuesta es "sí", aunque resulte difícil y cuesta arriba, debemos intentarlo, comenzar desde lo minúsculo, no pasar por alto los detalles que hacen la diferencia, lo primero que puedo aportar desde lo que creo y he practicado en mi vida, es que una persona es consciente cuando se percata de lo que le rodea, y, desde esa perspectiva real concibe y ejecuta sus acciones logrando dominar las emociones que produce; se lee fácil pero no lo es, en este punto es importante comprender que ser consciente no es estar con la luces encendidas 24/7 pendiente de todo cuanto ocurre, por el contrario, es "concentrarnos" en lo que hacemos internalizando causas, consecuencias y efectos presentes y futuros, evitando a toda costa actuar en automático * mal del siglo XXI* donde la mayoría nos hemos esclavizado al dispositivo móvil hasta el punto de automatizar hasta los afectos,  eso por supuesto nos impide enfocar nuestras acciones hacia el estado pleno de conciencia del yo, el para que, porque y el como.
 Podría concluir esta reflexión muy mía diciendo lo siguiente: "Somos conscientes en la medida en que nuestros actos afectan al menor número de personas y situaciones.... somos conscientes cuando nuestras acciones no afectan al medio ambiente, para mi la conciencia es un balance armónico entre la razón, la empatía y los sentimientos de amor y solidaridad con todo lo que nos rodea.

domingo, 1 de mayo de 2016

Cargas Ajenas

Cada vez es más común encontrarnos con gente de nuestro entorno cercano que  nos usa como muletas para que sus cargas emocionales les pesen menos, y, nosotros por amor, por consideración, por inmadurez o incapacidad para decir que no, terminamos llevando por dentro y procesiones que no nos pertenecen y exteriozándolas y afectando nuestra propia vida, imaginen por un momento una casa donde entra mucha gente con los pies llenos de pantano, al final de un día lluvioso hay tanto charco y sucio que ya es imposible ver el color del piso cuando está limpio, exactamente así queda nuestro cuerpo emocional despues que nos convertimos en el buzón de quejas de la gente que nos rodea, nos saturamos de tal manera que terminamos convertidos en el basurero emocional de los demás, y cuando no podemos más con tanta toxicidad colapsamos nosotros. Generalmente estos colapsos se manifiestan en estados de ánimos negativos e incluso en enfermedades.

Es por ello que, debemos aprender a diferenciar entre ayudar a alguien a solucionar un problemos desde fuera y hacernos dueños del problema que de paso no nos pertenece, lo segundo nos genera una carga emotiva adicional que nos hace sentir culpa y nos modifica el estado de ánimo y las propias perspectivas de vida. Cuando esto ocurre nuestro yo suele pasar a un segundo plano y le damos preeminencia al problema "sufrimiento" de la otra persona, hasta el punto de  abandonarnos y cambiar nuestras emociones por las de los demás, aún y cuando sintamos y sepamos que con eso no vamos a lograr nada.

Hoy quise escribir sobre esto, porque uno todos los días aprende algo nuevo, y hoy conversando con alguien cercano, llegamos a este tema, de que por más que uno quiera no puede ser el superheroe de alguien más, y por lo tanto, no podemos por buenos convertirnos en seres que vienen al mundo a sufrir tragedias ajenas, definitivamente no, cada quien se forja su camino, elige como vivir su vida, y nosotros podemos apoyar hasta donde se deba, siempre que eso no nos implique salir lastimados, y no es egoismo, ni falta de solidaridad y compañerismo, es un tema  de salud y desarrollo personal, dejemos ya de ser las esponjas emocionales de la toxicidad que nos rodea.




 

martes, 19 de abril de 2016

Dejarlo así?

Es lo primero que me viene a la mente cuando pienso en lo que debo hacer después que me doy cuenta que seguir intentando o albergando una esperanza sobre algo o alguien no tiene sentido, ya sea porque cumplió su ciclo, o porque sencillamente no puede o no debe ser, en fin, pienso que es momento de amarrarse el corazón y actuar como se debe *pienso*, y es que así fuimos criados,  todo el tiempo hacemos las cosas como creemos que debemos hacerlas, como nos dicen que debemos hacerlas, como nos enseñaron que es " bueno" hacerlas y así nos acostumbramos a vivir la vida, restándole importancia a lo que realmente sentimos o queremos hacer en realidad, alimentando egos ajenos, mintiéndonos y condenándonos a vivir en el mundo del deber, donde somos buenos y no felices porque vivimos la vida complaciendo a los demás, actuamos de tal o cual manera para no herir a los demás, y terminamos olvidándonos de nosotros mismos, y, esto aplica para todo en la vida desde la forma como vivimos el amor en todas sus facetas  hasta como construimos relaciones laborales, sociales. Familiares.. en fin, sería interesante que pudiésemos permitirnos un día solo sentir y basar nuestro hacer en ese sentimiento, sería una forma de experimentar la vedadera libertad, esa que nos permite quitarnos de encima los preconceptos, prejuicios y condicionamientos que otros nos imponen, allí entra la sociedad, la familia, la pareja, la vida misma, pienso que ningún ser humano debería irse de este mundo sin haber hecho aunque sea una vez en su vida lo que realmente sintió su corazón ...sin pensar el porque, para que, como cuando, y ese y si  ...que tanto nos ata y nos limita...debemos intentarlo, debemos retar las circunstancias, es triste  vivir intentando ser libre pero no terminar de hacer o de actuar como realmente sentimos sino como creemos que debemos...cuando actuamos así, luego vienen los arrepentimientos, esos que dejan un amargo sabor... no permitamos que los días nos pasen así..pensando  cómo sería mi vida si hiciera lo que quiero y siento y no lo que creo que debo hacer?..... esa debe ser nuestra lucha personal.. no dejarlo así  y seguir intentando...

lunes, 18 de abril de 2016

Te Quiero si...

Les ha pasado que se topan con alguien que les profesa cariño mientras obtiene de ustedes lo que desean?, Sería algo así como amor o amistad por interés, y, debo aclarar que este no se limita a parejas, uno se puede encontrar con gente así en el trabajo, en la.cotidianidad de la vida con amistades, hasta con miembros de la familia inclusive, lo cierto es que es muy triste darse cuenta que los afectos son condicionados.. y obviamente nos damos cuenta en el momento que decimos NO o simplemente cuando no estamos de acuerdo o no complacemos el ego de esa persona actuando a voluntad, ahí automáticamente cambian, se vuelve parcos, ácidos, serios, de un día para otro ya no nos quieren y se esfuerzan en demostrarlo delante de los demás, para quienes no condicionamos el amor nos resulta triste encontrarnos con gente así, nos resulta amargo al principio, pero pienso que mejor es tomar distancia de ese tipo de gente, al menos distancia  emocional, porque llega un momento que hablarlo desgasta y no es fácil perderlos de vista porque o trabajan contigo o son de tu familia